En noviembre, directivos y docentes ya pueden predecir qué alumnos deberán ir a “compensar”. Llega el momento entonces de preparar propuestas para acompañarlos. Pero: ¿cómo dotar de sentido esas instancias? ¿Cómo lograr que los alumnos que aún necesitan un poco más para alcanzar los objetivos encuentren en esos espacios la oportunidad de aprender y de demostrar lo que saben? Hablamos con Rebeca Anijovich, Especialista y Magister en Formación de Formadores, docente, investigadora, y autora de varios libros de pedagogía y evaluación, que da algunas pistas para pensar esos espacios.

Portal: Fin de año viene siempre lleno de desafíos. Uno de los mayores es pensar las instancias de compensación para aquellos alumnos que aún no logran alcanzar algunos objetivos. ¿De qué manera encarar la mirada de esos espacios?

Rebeca: Antes de pensar en cómo se llega a fin de año hay que pensar cómo se transitó durante el año. La pregunta clave es cómo se llegó a la situación actual, cuál fue la trayectoria de los alumnos en este ciclo, cuáles fueron las propuestas de enseñanza y las instancias de retroalimentación que se le dieron.

Para pensar bien estos momentos, es indispensable mirar el recorrido. Ahí están las pistas para pensar cómo hacerlo. Es cierto que la función de la evaluación final o sumativa tiene un sentido muy particular y muy diferente a las evaluaciones de proceso que es la posibilidad de integrar, de establecer relaciones. Sólo podes hacer eso cuando tenés el todo. Es imposible pretender integrar en abril. Pero también es imposible integrar a fin de año si no hubo previamente instancias durante el año en las que se revisa lo aprendido. Diciembre o Febrero no son momentos de corte respecto de lo anterior.

En todo caso, lo que hacemos en diciembre es revisar todo lo que recorrimos, pero no hacerlo por primera vez. Desde el inicio hay que mirar y planear tanto momentos donde se hace un parate para “tomar una foto” y saber dónde estamos parados, como propuestas para los alumnos que no están alcanzando los aprendizajes. Si no el momento de fin de año, de recuperación o nivelación pasa a ser un hito suelto.

Portal: ¿Qué tipo de propuestas pueden pensarse para esas instancias?

Rebeca: Me parece que el período compensatorio hay que pensarlo como un conjunto de propuestas, de modalidades. Es necesario diversificar las modalidades de recuperación porque, si un alumno no aprende algo, no hay un único camino para que recupere ese aprendizaje, hay múltiples caminos y hay que pensar múltiples estrategias. No es que el alumno viene de visita en diciembre a repetir información que estudió. El alumno tiene que venir con un recorrido de lo que hizo. Si hubo trabajos que no completó, traerlos en ese momento.

Me parece que podemos pensar ese espacio como un momento de un diálogo más personalizado. Si un docente le enseña al alumno a identificar sus debilidades, las dificultades que tiene y sus fortalezas, y a ir poniendo eso en juego mientras aprende durante el año, llegado diciembre, puede ayudarlo a mirar todo este recorrido. Entonces, el docente puede proponer hacer un portfolio, diciendo: “cuando empezaste el año decías que tus debilidades eran estas y estas, y tus fortalezas estas y estas. En diciembre vas a venir a este espacio trayendo cinco trabajos que muestren como fuiste avanzando y mejorando en esto que te pasaba”. Entonces lo que sucede en diciembre es una conversación en la cual el alumno analiza sus producciones. De pronto puede detectar cómo fue avanzando en la resolución de un tipo de problemas. “El primer problema que resolví en matemática tenía estas dificultades, después encontré un trabajo de abril donde ya encontré por doónde mirarlo distinto y en agosto ya supe cómo resolver esta cuestión… y ahora me queda por resolver tal aspecto”.

Y esa conversación, que es una conversación riquísima de un maestro con un alumno, también es una instancia interesante de aprendizaje. Porque si el alumno señala que le falta entender tal aspecto, es un  maravilloso momento para enseñarlo. Y es una enseñanza que parte de una necesidad reconocida por el propio alumno. Una enseñanza que fortalece la autonomía. Ahora bien, si nunca el docente habló de este modo con el alumno, estamos complicados.

Portal: Para algunos docentes puede ser un desafío desarrollar este tipo de propuestas por la falta de tiempo o la cantidad de alumnos en diciembre.

Rebeca: En ese caso la pregunta es: ¿por qué hay tantos alumnos en diciembre? ¿Qué pasó durante el año que no se pudo revertir esa situación? Yo entiendo que probablemente con algunos es más difícil. Pero vale preguntarse: ¿Cuántos de los chicos que tenían dificultades al inicio del año fueron disminuyendo esas dificultades?

Es necesario detectar y trabajar todo el año de manera de no llegar a diciembre con 30 alumnos sobre 40 que deben compensar. Se trata de anticipar, monitorear, pensar estrategias para no llegar a esta situación y, si llegan, deberían ser los menos. Deberían ser casos excepcionales y revisar qué paso con la trayectoria, incluso a nivel familiar o de salud. Pero no la cotidianeidad de los alumnos en la escuela.

De todos modos, si por algún motivo son muchos los alumnos puede ser oportuno estimular el trabajo entre pares. Tal vez la conversación no es individual. Tal vez parte de las estrategias sea pedirle a un alumno que le explique al otro lo que no pudo resolver durante el año y el sí pudo hacer. Me parece que hay también que darle un lugar más protagónico al compañero, y no solamente al docente como autoridad del curso.

Portal: En el caso de secundaria, ¿Podés recomendar alguna estrategia que integre las TIC?

Rebeca: La tecnología resulta más atractiva para los chicos. Sobre todo en secundaria, pero en primaria también hay muchas cosas que se pueden ir monitoreando y procesando a través de la tecnología para desarrollar la autonomía de los alumnos. Si vos tenés por ejemplo un blog donde los alumnos van produciendo y vos vas dando retroalimentación y orientando a los que tienenmás dificultades, esa misma revisión que hacés del recorrido realizado, la podés  hacer a través de tus intervenciones en una wiki, un blog, un foro, o lo que sea que se haya usado durante el año. Hoy hay mucho software y herramienta tecnológica con propuesta de ejercicios, actividades interesantes para las distintas áreas disciplinares. Uno también puede ir monitoreando el trabajo de los alumnos en forma virtual, y que parte de ese recorrido virtual entre en este período.