Se acercan las elecciones. Las escuelas se preparan para recibir autoridades, listados, votantes. El mes entero se tiñe de actividades vinculadas a lo que sucederá el domingo 25. Pero, más allá de preparar el lugar como sede de votación, ¿cómo preparan a los alumnos para entender y/o participar de este momento?

Desde sus inicios, la escuela ha sido una de las grandes instituciones constructoras de patria. Las efemérides, el repaso constante de la historia, el homenaje a los próceres, los saludos a la bandera y los himnos tienen un lugar protagónico en aulas, pasillos y patios. La escuela conjuga en presente la inspiración y aprendizaje del pasado y la proyección a futuro. Y en ese accionar construye ciudadanía.

Las escuelas hacen patria en su accionar cotidiano construyendo nociones de poder, de justicia y de participación. Las escuelas hacen patria al hacerse cargo de formar ciudadanos conocedores de sus derechos y responsabilidades. Hacen patria al fomentar en los alumnos pensamiento crítico y autonomía para organizarse, elegir entre opciones, argumentar, interpretar información. Hacen patria al abrir espacios de participación, dar lugar a asambleas, delegados o centros de estudiantes. Hacen patria al determinar normas y definir colectivamente de qué manera resolver los conflictos. Más allá de los espacios específicos de construcción de ciudadanía o educación cívica, cada docente hace patria al fomentar el encuentro. Encuentro entre personas de edades, opiniones, formaciones y sueños distintos. 

En un ambiente tensionado por campañas, esloganes, acusaciones, debates, la escuela puede ofrecer espacios de encuentro que, sin entrar en colores partidarios ni opciones personales, den lugar a la reflexión sobre el sentido del acto de votar, y a la emergencia de conversaciones sobre aquello que soñamos como país. Dar espacio a estos debates es apostar a una sociedad más inclusiva, participativa, democrática. Son estas pequeñas decisiones las que contribuyen a escribir una historia siempre en proceso, siempre inacabada.

Seguramente para muchos alumnos éstas son las primeras elecciones nacionales. Los y las invitamos a pensar con los chicos sobre este momento, sobre sus implicancias, sobre los límites y posibilidades del acto de votar. A dar entidad a esta fecha, más allá de las banderas y propagandas, para que todos sintamos los nervios, el compromiso y la emoción de tomar una decisión importante. Para que demos valor al elegir como acto de soberanía y libertad.

Dejamos algunos links para trabajar con los alumnos.