Mariana Rodríguez es Inspectora Jefe Distrital de Guaminí, provincia de Buenos Aires, hace 2 años. Pero desde hace casi  20 que trabaja en el sistema educativo. De formación psicopedagoga, se desempeñó como orientadora educacional de  Psicología, fue maestra integradora en Educación Especial, trabajó como docente en nivel secundario y terciario y, antes de llegar a la Jefatura Distrital, fue Inspectora del área de Psicología durante casi 5 años;  interviniendo en  los distintos niveles y modalidades de la provincia de Buenos Aires. Dialogamos con ella con la intención de compartir parte de ese saber práctico que transmite cuando habla, resuelve, decide.

Portal: ¿Cómo fue tu inicio como inspectora? ¿Qué desafíos encontraste en este rol?

Mariana: Entrar a la inspección fue un verdadero desafío. Fue un cambio de eje en mi trayectoria docente. Inclusive, al principio, me costó abandonar algunos proyectos muy queridos para mí, pero también fue de un vértigo significativo en cuanto al aprendizaje. C

uando comencé como Inspectora de Psicología tuve a cargo tres distritos: Guaminí, Alsina y Daireaux. Y como la Modalidad de Psicología atraviesa todos los niveles transité e intervine en  inicial, primaria y secundaria. Aprendí mucho, y lo capitalicé  de ese modo: con distintas experiencias en cada distrito, localidad y nivel. Creo que es lo que me posibilita hoy en día poder asumir este rol, por supuesto, siempre con muchísimo respeto y reconociendo lo que queda por aprender. Aún hay especificidades de cada nivel y modalidad que las tengo que consultar, que tengo que asesorarme, y que las tengo que resolver con otros. No todo se resuelve desde lo experiencial y, es ahí, cuando sirve remitirse a otros colegas.

Portal: ¿Cómo definirías el rol del Inspector?

Mariana: El rol del inspector es clave para la llegada a territorio de un montón de definiciones ideológicas de políticas socioeducativas. Creo que el sistema educativo es como un engranaje, y cuando falta alguna de las piezas, en algún momento, se nota.

El inspector es la figura clave para lograr que suceda la territorialización de acciones o de algunas ideas que responden a un marco ideológico más amplio. De todos modos, revalorizo mucho la figura del director y de cada uno de los docentes. El sistema educativo es un todo. Si falta algo, se nota.

Portal: ¿Y qué es lo que más disfrutás de ser Inspectora?

Mariana: Principalmente, todo lo que tiene que ver con el acompañamiento a las instituciones. Tratar siempre de tener en cuenta desde dónde uno viene, capitalizando lo transitado en otros lugares. Es la oportunidad de tratar de replicar proyectos e ideas en otros contextos, para expandir experiencias que tuvieron que ver con el mejoramiento de la calidad educativa.

Soy una de las que está convencida de que la educación, la formación de las personas y los ciudadanos es el motor que mueve lo social,que genera el cambio. Y poder replicar en algunos casos las buenas ideas es lo que más me gusta de esta función. Por eso, lo que más disfruto es principalmente el acompañamiento y el aprendizaje compartido con el otro.

En algunos casos –que no son los más agradables de la función- tiene que ver con la supervisión y la aplicación de normativas que, aunque puede no ser simpático, es organizativo. Lo que permite una coherencia en todo el sistema es que existan normas y reglas. Es importante circunscribir las acciones  no solamente al marco de sentido común sino también a lo normativo que es imprescindible.

Portal: Ya hace 7 meses que el Proyecto Directores que Hacen Escuela está trabajando en Guaminí. ¿De qué manera aporta esta propuesta en el trabajo local?

Mariana: Desde el primer momento consideré que es un proyecto muy significativo no solo desde el respaldo teórico de las personas que lo llevan a cabo, sino también desde la manera en que fue planteado, con una articulación muy interesante que une la educación estatal, el municipio que apuesta a la educación y empresas privadas que también están financiando el proyecto. Me pareció muy interesante desde esa lógica.

Específicamente en lo que tiene que ver con lo pedagógico considero que este es un año más de siembra que de cosecha. Pero que, igualmente de a poquito, se van viendo un montón  de resultados. Las escuelas y directores pueden encontrar instrumentos y herramientas muy valiosas para  su tarea, y les permite hacer una pausa en lo cotidiano para poder reflexionar, revisar la escuela, las prácticas, la gestión. Sobre todo, lo tomo como un momento de pausa en el quehacer cotidiano, para la reflexión de las prácticas,  y de capacitación.

Portal: ¿Qué consejos le darías a un inspector que se inicia en el cargo? ¿Cuáles considerás que son las claves de esta función?

Mariana: La capacitación y la lectura son fundamentales. Eso como formación permanente para poder continuar asesorando a otros.

Y, como clave para la tarea, la posibilidad de escucha, de escucha atenta del otro, de las necesidades, el reconocimiento de las particularidades de cada una de las instituciones en las cuales se ingresa, el respeto a las lógicas propias de cada escuela. Porque, si bien hay una lógica que debe ser común a todas, y que tiene que ver con esta normativa del sistema que mencionaba, también hay particularidades propias de cada uno de los lugares, y uno tiene que ser respetuoso de eso.

Así que: capacitación personal, asesoramiento  y posibilidad de escucha creo que son los ejes para la tarea de inspector.