photoTatiana Navarré es directora hace algunos meses de la EP 5 de Guaminí, donde hasta 2015 se desempeñó como docente. En esta entrevista nos cuenta  como, a raíz de la resolución de la Unidad Pedagógica, la escuela apostó al trabajo con agrupamientos flexibles. Y da algunas claves que les fueron útiles para convertir la heterogeneidad de los alumnos en una oportunidad.  Un ejemplo del valor de la flexibilidad y el intercambio para que todos (chicos y adultos) aprendan más y mejor.

Portal: ¿Cómo surgió el plan? ¿Qué preocupaciones le dieron origen y qué experiencias los alentaron?

Tatiana: El plan surge a raíz de la Unidad Pedagógica. Había llegado la Resolución y nosotros no estábamos tan seguros de cómo implementarla. En particular en lo referido a las agrupaciones flexibles.  En ese momento yo estaba como docente, y la directora, Liliana Mottura, nos alentó a buscar cómo implementarlo.

Entonces nos basamos en una experiencia de 2014. En ese momento y a raíz de la llegada del aula digital móvil, surgía entre los docentes la pregunta de cómo incorporarla a la actividad diaria. Era el auge de la heterogeneidad y de revalorizar la diversidad. Pero nosotros no sabíamos de qué manera innovar.Entonces, a raíz de nuestra propia biografía escolar y experiencia docente decidimos hacer talleres. Organizamos 3: uno focalizado en prácticas del lenguaje en la biblioteca, otro con TIC usando esa aula, y el tercero de Educación Sexual Integral con el Equipo de Orientación Escolar.

Para esos talleres, que sucedían los viernes cada 15 días, nos dividimos por grupos. Algunos docentes se abocaron a uno y otros a otros. Lo mismo los chicos. Estaban los de 1ero y 2do, y como los de 3ero eran 10, no los quisimos dejar afuera. Dividimos la matrícula total de primer ciclo en tres y modificamos los horarios de recreos para que quedaran 3 hs equitativas para el desarrollo de los proyectos.

Esa experiencia fuebárbara.  Cuando evaluamos lo ocurrido vimos que el intercambio de alumnos de 1ero, 2do y 3er año había sido muy favorecedor. Incluso aquellos alumnos de 3ero que no se  animaban a hablar en clase, en ese momento fluían. Fue muy bueno para su autoestima poder demostrar a alumnos de menor edad sus aprendizajes. A su vez los de 1ero y 2do se nutrían de los saberes de los más grandes e incorporaban cosas nuevas asombrándose de lo que aprendían.

Los docentes también nos sentimos bien trabajando. Durante los talleres no se daban problemas de conducta que por ahí en otros momentos sí existían.

Portal: Entonces decidieron animarse a trasladar la experiencia más allá de los talleres.

Tatiana: Sí, a inicios del 2015 nos encontramos conuna elevada matricula: teníamos 61 alumnos solo en 1ero y 2do año. Entonces, volviendo a leer y retomar la Resolución 81-13 y basándonos en esta experiencia, decidimos apostar a más: organizamos agrupamientos flexibles tal cual lo decía una de las propuestas de la Resolución.

Como colectivo docente nos reunimos fuera de horario de servicio para definir criterios para armar los grupos, decidir qué docentes irían a cada grupo y qué material usar y por qué. Quedaron 3 grupos de 20 alumnos cada uno: un grupo de 1ero puro, uno mixto multigrado de 1ero y 2do y uno de 2do puro. Nuestra idea era ir moviendo los chicos a medida que avanzaran en sus aprendizajes.  El primer día de clases iniciamos con esos agrupamientos.

Pero ese mismo día nos encontramos con dificultades. Nosotros habíamos hecho una reunión inicial con los papás de 1er año, pero no con los de 2do. Y nos encontramos que ellos no estaban muy de acuerdo con las decisiones adoptadas por la institución. La idea de bloque, de unidad no estaba muy bien establecida y en otras escuelas tampoco se trabajaba de esta manera. Entonces, el segundo día de clases tuvimos que ir para atrás. Volvimos a armar 3 grupos, pero los 3 heterogéneos mezclando 1ero y 2do.

Portal: ¿Qué desafíos encontraron a nivel pedagógico?

Tatiana: En primer lugar se nos dificultaba trabajar con el plurigradocon tanta heterogeneidad en grupos de 20 alumnos. Quisimos pedir un desdoblamiento para tener 15 chicos por grupo.También tuvimos que establecer qué estrategias utilizar. No todos los docentes estaban capacitados para trabajar con tanta heterogeneidad.

En el camino hubo que realizar ajustes. Como en cualquier innovación uno proyecta, planifica. Y todo el tiempo se evalúa y se reajusta. Se trata de seguir apostando y seguir dando lo mejor.

A fin de año hicimos una evaluación y vimos lo mucho que se nutrieron los chicos, sobre todo los que estaban en 1ero. La verdadfue mucho más fácil alfabetizarlos. E incluso tienen, hoy que están en 2do, herramientas que adquirieron de los otros nenes más grandes.Decidimos entonces volver a hacer estos agrupamientos y seguir trabajando con los grupos integrados en 2016.

Ya este año las familias de ambos años tenían claro el proyecto de Unidad Pedagógica y ya sabían cómo se trabajaba. En eso, estar en un pueblo ayudó. El boca a boca corrió la voz. Y también nos ayudó constantemente el acompañamiento y asesoramiento de nuestra inspectora de educación primaria Sra. Marcela Cazzulo.

Portal: Queda claro el desafío que fue con las familias. Respecto de los docentes: ¿De qué manera apoyaron desde el equipo directivo esta iniciativa? ¿Cómo orientaron la planificación didáctica?

Tatiana: Para acompañar a los docentes fue muy importante la llegada del Documento de trabajo 54, que trata sobre el avance de los aprendizajes en 2do año. Fue de mucha ayuda. Lo tomamos como referencia para la planificación anual.

Para esa planificación, con el diseño curricular en mano, establecimos contenido por contenido, qué para primero, qué para segundo. Vimos qué temas eran iguales, cuáles diferentes y  para cada uno, qué nivel de complejización tenía en cada grado.

La propuesta pedagógico-didáctica es siempre la misma, lo que varía es la profundización de los contenidos a abordar, y los objetivos. Trabajamos en la misma aula con actividades diferenciadas. El inicio de la clase en general es común. Se usa el mismo recurso disparador (cuento, video, juego, etc.). Pero las actividades pensadas son distintas para cada subgrupo. Por ejemplo, si en reflexiones del lenguaje en 1er año se habla de separación de palabras, en 2do se trabaja el uso del punto y la coma, el diccionario, etc. Este tipo de análisis pormenorizado y planificación la hicimos sobre todo para prácticas y matemática.

Portal: ¿Qué reflexiones surgieron en la escuela a raíz de esta experiencia?

Tatiana: Pensamos mucho sobre el aprendizaje. En general en lo cotidiano convivimos y aprendemos con personas de diferentes edades, experiencias y recorridos. También los nenes cuando juegan con otros vecinos y primos, aprenden sin preguntar la edad. Eso es a lo que apostamos en la Unidad Pedagógica.

Al principio teníamos miedo de probar y que no resultara. O de ser mal juzgados. Pero en el fondo queríamos aplicar la norma, respetarla. Y una de las grandes cuestiones de la norma de UP es que dice que hay que revalorizar la heterogeneidad para generar mejores aprendizajes. También lo dice el diseño: el aprendizaje se construye con y por otros. Y hacia ello vamos. Estamos en el proceso de no homogeneizar las trayectorias, sino diversificar los formatos.

Obviamente reajustando cuestiones, apoyando al docente, comunicándonos con la familia, realizando otros proyectos paralelos con el EOE que también está atento a aquellos niños que tienen dificultades en su trayectoria, etc..No puedo decir que esto sea La solución al problema de alfabetización. Pero lo que puedo decir es que a nosotros nos funcionó.

Portal:¿Qué recomendaciones harías a otro equipo directivo que tiene que implementar una innovación en la escuela?

Tatiana: Yo considero que de la participación de todo el equipo docente, con un directivo que propicie esa participación, va a surgir la innovación. Quizá en pequeñas cuestiones cotidianas, quizá proporcionando grandes cambios. Pero en el colectivo docente y en la vocación docente está la necesidad y el deseo de generar estrategias para la mejora de la calidad educativa.

Cada uno de los docentes en su interior tiene este poder de innovar y el deseo de hacer más por sus alumnos y su institución. Muchos docentes seponen la camiseta. Y cada director, como director de una orquesta, tiene que acompañar y pretender que esa melodía suene de la mejor manera posible. Organizando, gestionando, y sobre todo impulsando y dando participación para que sepueda lograr. Nada de esto se puede dar sin una verdadera participación democrática.

Como directora, trato siempre de tomar de captar todo lo mejor para seguir creciendo. Y agradezco esta conversación, y el trabajo de Carolina, y la visita de Fernanda. Siempre nos dan alternativas para poder mejorar. Y que uds. estén tan predispuestos y que valoren nuestro trabajo, que no toda la gente lo hace, se siente muy bien.