Biblioteca personal para alumnos

En este espacio ponemos a disposición la Biblioteca Personal para Alumnos de Primaria con ediciones propias, desarrollada en el marco del Proyecto Escuelas del Bicentenario.

Una colección de 14 textos narrativos e informativos que pueden leerse a lo largo de la escolaridad, acompañados de secuencias didácticas y proyectos de aula orientados a formar a los alumnos como lectores y productores de textos mientras transitan su escolaridad básica.

¡Esperamos que los disfruten!

Para empezar

¡Contagiar a los chicos el placer de la lectura!

Para mirar

Disfrutá los recursos del portal del Plan Nacional de Lectura. En esta oportunidad podés escuchar “Bañar un elefante” de Elsa Bornemann. 

Leer más

Para leer

Material didáctico para docentes
Para acompañar a los docentes en su tarea cotidiana es útil contar con materiales y recursos didácticos específicos.

Leer más

Claves para invitar a los chicos a disfrutar de los libros

  • Acercar obras literarias variadas acordes a las edades de los chicos: cuentos maravillosos, textos de autores argentinos o internacionales, adaptaciones, clásicos.
  • Buscar que la elección del libro no resulte siempre una decisión del maestro sino una elección personal de cada alumno guiada por sus sugerencias y apreciaciones.
  • Dedicar un tiempo a presentar los libros que se leerán o son parte de la biblioteca del aula.
  • Impulsar actividades que den oportunidad de leer libros, usarlos y compartirlos con otros, en familia y en la escuela o el jardín.
  • Generar puentes lectores entre la escuela y las familias. Anunciar los proyectos de lectura por medio de carteleras, cuaderno de comunicaciones u otros soportes. Invitar a compartir la lectura.
  • Procurar que las actividades a realizar después de la lectura no sean evaluativas. El objetivo no es evaluar comprensión sino que los chicos crezcan como lectores.
  • Generar espacios en los que los alumnos puedan reunirse a compartir sus apreciaciones, actividades para que los alumnos se “reencuentren” con los libros y realicen alguna actividad placentera junto con otros lectores.
  • Respetar los derechos básicos de los alumnos como lectores: elegir qué, cuándo y cómo leer.

El placer por la lectura se va construyendo a medida que recorremos nuestra trayectoria como lectores, a medida que nos encontramos con libros que nos dejan huella,  que nos conmueven. El rol de los docentes es animarse a ser mediadores entre los libros y los alumnos, ofreciéndoles buenos motivos para dejarse conquistar por los libros, generando un trampolín hacia la lectura.