En la dinámica cotidiana de las escuelas constantemente se produce información: registros de matrícula, asistencia, calificaciones, etc. van llenándose y al hacerlo, registran el paso de los alumnos por la escuela, dando pistas sobre sus trayectorias. Sin embargo, la dispersión de esa información y la tiranía del tiempo pocas veces deja lugar a un análisis oportuno y rico.

En esta entrevista, Gladys Rodríguez, Vice-directora  de la Escuela Secundaria Nro 2, Secretaria de la Escuela Secundaria Nro 6 y docente de la Escuela Secundaria Nº 4 de Guaminí, nos cuenta estrategias para sacarle jugo a los datos y usarlos en la toma de decisiones.

Portal: Gladys, desde este múltiple rol de docente,secretaria y vice directora, ¿De qué manera entendés el sentido de los datos en la escuela?

Gladys: Yo empecé a recolectar, procesar y utilizar los datos más que nada desde el rol de Secretaria. El año pasado, a partir de la capacitación de Directores que Hacen Escuela conocí la herramienta PRI (Planilla de Rendimiento Interno). La verdad al principio me costó un poco. Sobre todo la carga de los datos porque era difícil entender los registros de asistencia, ver cómo solían cargarlo las preceptoras. En ese momento si bien las preceptoras llevaban los registros  yo no tenía un contacto periódico y por lo tanto no los manejaba tan organizadamente. Pero a partir de esa primera experiencia fuimos ordenándolos. Y este año ya desde el inicio nos sentamos con las preceptoras, que conocen muchísimo más a los alumnos, y acordamos cómo hacer ese seguimiento.

Y el sentido de los datos aparece tanto en el momento de ir cargándolos como al final del trimestre. Porque ya desde el momento de poner los datos iniciales de conformación de matrícula se van presentando situaciones que tenemos que atender. Por ejemplo se nos presenta el caso de un alumno que a inicio de año es repitente y que además tiene Espacios Curriculares No Acreditados.  Ahí ya hay una situación a atender.

Y al final de cada corte evaluativo tenemos un momento de balance donde hacemos el análisis de resultados.  Y ahí sirven mucho los datos cargados en la PRI.

Portal: ¿Qué usos le dan a la información en ese momento?

Gladys: Nosotros  por ejemplo en la escuela 2, nos sentamos con la directora exclusivamente para dedicarnos al análisis. Y vamos leyendo la PRI. Miramos los gráficos, que realmente son muy accesibles, pero sobre todo miramos los porcentajes. Y a partir de ellos vamos viendo qué sucedió.

La información de resultados sirve para analizar qué sucedió respecto de las acciones que proyectamos desde el equipo directivo. Vemos en qué medida  nuestras intervenciones lograron mejorar los resultados o no. Y también detectamos nuevas situaciones a atender. Los datos nos señalan con qué docentes conversar. A partir de ellos dialogamos con los profesores de las secciones en las que encontramos situaciones críticas para solicitarle nuevas estrategias y sentarnos a planificar nuevas acciones para mejorar.

En ese análisis además, como acá las escuelas y sus comunidades son chicas,complementamos los datos duros (números)con el conocimiento de las problemáticas personales y particulares de cada alumno. Saber esas situaciones y tener a mano los datos son cosas complementarias que sirven mucho para entender lo que pasa.

También los datos nos permiten registrar movimientos y cambios que en la escuela son casi constantes. Nos permite tener la historia de esos pasos y movimientos en un solo lugar. Poder saber quién ingreso y cuándo, quién se fue y cuándo, qué alumnos de los que finalizaron un año en 2015, vuelven a la escuela en marzo de 2016, quiénes repitieron o se llevaron materias, etc..

Los datos nos permiten tener mucho más claro las situaciones. Simplifica mucho porque se reúne en un solo lugar mucha información que sino tendríamos que ir a buscar al registro de cada docente. Cosa que lleva mucho tiempo y uno termina no haciendo.

Portal: ¿De qué manera se comparten esos resultados con los docentes? ¿Han tenido alguna experiencia de reuniones a partir de indicadores?

Gladys: Sí, hemos compartido con los docentes  los diferentes porcentajes de aprobación, algunos gráficos, por ejemplo. También compartimos el análisis que hemos hecho nosotros desde el equipo directivo donde miramos trimestre a trimestre qué va sucediendo.

El año pasado hicimos algunas reuniones en las que pudimos proyectar en pantalla los gráficos de la herramienta. Y a partir de ver los gráficos poder empezar a relacionar indicadores. Poder ver por ejemplo qué relación hay entre la cantidad de inasistencias y las notas bajas. Y a partir de eso iniciar la búsqueda de estrategias que tengan sentido para resolver la problemática y armar un plan de acción específico para mejorar.

Al principio nos costó un poco a todos. Pero lo importante fue dejar claro que la información nos sirve para detectar y entender qué pasa.  Nada más que para eso, no para señalar con el dedo a nadie. Sirven para aportar ideas y para organizar las prioridades.

Portal: Desde tus múltiples roles y dada tu experiencia. ¿Qué actitudes, acciones o habilidades has encontrado que es importante tener como equipo directivo?

Gladys: Para mí lo central de un buen equipo directivo es que esté presente. En el sentido amplio. Que esté en la escuela físicamente. Y también que cuando no está tenga la escuela en su cabeza.

Y por otro lado es fundamental el acompañamiento al docente. Muchas veces es difícil porque no dan los tiempos. Pero como equipo directivo el objetivo es acomodar lo administrativo para dar lugar al acompañamiento en el aula. Lo más valorable en una escuela es justamente eso: acompañar y reconocer. Si vos como docente sentís que realmente valoran tu esfuerzo, tu trabajo y que te acompañan en lo que haces, te comprometes más con tu trabajo. En las escuelas con equipos directivos presentes y acompañando los docentes se comprometen más, faltan menos, trabajan mejor.

Presencia, acompañamiento y reconocimiento. Diría que esos son los tres pilares. Eso hace al respeto y desde ahí se logra todo lo demás.